jueves, julio 29

Crítica de Toy Story 3

Publicado por Migeru en jueves, julio 29, 2010
Tras unas semanas sin ir al cine, regrese recientemente a las salas para disfrutar de una buena cinta, en esta ocasión toca una de animación porque al igual que el verano pasado, la siempre eficaz Pixar Studios estrenó un nuevo título, Toy Story 3.


La verdad es que la película ha estado a la altura de las últimas y magistrales cintas de Pixar pese a ser la tercera entrega de una saga veterana. La película nos sitúa once años después de la segunda, Andy ha crecido y se prepara para irse a la universidad de manera que los juguetes ven con cierta incertidumbre su futuro, ya solamente quedan principales de la pandilla y se preparan para ser relegados al desván donde esperarán ansiosos a que los hijos de Andy u otros niños jueguen con ellos. Pero Andy decide llevarse consigo a su favorito, el sheriff Woody.


Un fatídico despiste del joven provoca que su madre regale los juguetes a una guardería cercana a modo de donación, un lugar que parece ser el sueño de todo juguete y en el cual parecen estar felices y perdurar para siempre. Lo que no se esperaban es encontrarse con unos juguetes veteranos que poseen una completa e intrincada red mafiosa que hace la vida la vida imposible a los juguetes que llegan nuevos. A partir de aquí la misión de Buzz y sus compañeros es escapar de la guardería y regresar de nuevo a la casa de Andy, pero no será fácil; un enorme muñeco de bebe, un oso malvado y una serie de peculiares juguetes se encargarán de poner las cosas difíciles.




La película es realmente buena, en mi opinión es superior a la segunda entrega aunque no consigue la magia de la primera. El hilo argumental es dinámico y el desarrollo fluido dando verdadera importancia a los sentimientos y personalidades de cada personaje, hay momentos en los que llegas a olvidar que son juguetes y te sumerges en una autentica aventura llena de emoción.


Destaco la entrada de la cinta, una secuencia a la altura de cualquier saga de ciencia ficción en la que nos muestran como se imagina Andy las aventuras que viven sus juguetes. Como si fuera una película de James Bond o de superhéroes, vamos viendo aparecer a cada uno de los personajes inventados por Andy viviendo la misma aventura que en la primera entrega nos contaba el niño, ya sabéis, el sheriff Woody ha de vencer al malvado villano “señor patata” y sus múltiples secuaces como el general chuleta de cerdo, los monos de plástico destructores, el perro con campo de fuerza o los extraterrestres perversos. Todo con la ayuda del genial Buzz Lightyear, la vaquera Jessy y su caballo Perdigón. Estos diez minutos de metraje son realmente apasionantes y rinden merecido homenaje a los fans que en 1995 quedamos asombrados con los juguetes y sus aventuras. A continuación, una vez finaliza esta secuencia que te hace dudar si estas viendo una película de acción o una secuela de Toy Story, comienza la canción clásica “hay un amigo en mi” y se nos muestra al joven Andy inventando esta historia que minutos atrás acabamos de ver. De forma magistral (como ya ocurrió con Up), nos narran el crecimiento y etapas de la vida de Andy hasta que se hace mayor así como las argucias y planes de los juguetes por llamar la atención de su dueño para que juegue con ellos.


Cada una de las escenas de la película es sencillamente una delicia, el guión me parece excelente y cierra perfectamente la saga, esta cargado de chistes, homenajes y sentimiento. Quizás la película sea disfrutada el doble por aquellos que han visto las primeras ya que contiene una alta carga emocional y una elevada evolución de cada personaje.


Si tuviese que destacar alguna de las nuevas incorporaciones seria sin duda el mono vigilante, el teléfono parlante y el asombrosamente perverso oso Lotso. Unos grandes personajes para una enorme película que toca la fibra sensible y hace derramar alguna lagrimita a la par que provoca carcajadas. Es una película para visionar varias veces ante la infinidad de gags, parodias y guiños, pero sobre todo por la complejidad y profundidad del guión que contiene muchos detalles dignos de análisis. Los más pequeños disfrutarán seguro pero los mayores lo harán el doble porque puedo asegurar que no se trata de una película infantil.


Ya ha sucedido con las últimas cintas de Pixar, Wall-e es una de las mejores películas de animación que he visto en toda mi vida, Up es sencillamente una obra maestra y Toy Story 3 se desmarca como una secuela que en apariencia poco más podía ofrecernos y que una vez estás en el cine te mantiene pegado a la butaca por las originales secuencias y el gran espectáculo visual que ofrece. Recomiendo que todos acudan a ver esta película porque saldrán satisfechos y que presten atención a las escenas que se suceden en el vertedero, las secuencias entre Barbie y el Ken de los años 80, las desternillantes situaciones del Buzz Lightyear andaluz y los últimos minutos de metraje que son sublimes con un mensaje de fondo impresionante y con una emotividad que solamente Disney-Pixar puede ofrecer.


La verdad es que toda la película es una delicia y merece la pena disfrutarla en pantalla grande. Pixar lo ha vuelto a conseguir, parecía imposible pero una vez más nos ha demostrado de lo que es capaz esta compañía (atención al maravilloso corto inicial que nos ofrecen), muchas felicidades por el éxito y gracias por hacernos disfrutar a todos con producciones así.

Nota: 9

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Otakumunidad Damned. Tu comunidad otaku. Noticias de anime y manga Copyright © 2012 Design by Otakumunidad Damned Otakumunidad Damned